Feeds:
Entradas
Comentarios

TE DEBÍA UN SUEÑO

Pedaleaba tranquilo como cada día, protegido por las alargadas sombras de los árboles de la avenida Nanjing. El calor sofocante le arrancaba gotas de sudor que le recorrían el cuerpo y la camiseta se pegaba a él como una segunda piel.

Conocía bien la repetida reacción de su vuelta a casa, la falsa sonrisa de bienvenida y después el victimismo amontonado en el sofá, tirada en él mientras veía un largometraje y llorando a moco tendido, mientras en el suelo, seis u ocho pañuelos que le acompañaban en su agonía escénica.

Al tiempo entró por la puerta, y como autómata se dirigió a la inmunda cocinilla llena de mugre y grasa, cogió un sucio bol entre sus manos sudorosas y se sirvió un poco de arroz hervido desde hacía más de una semana.

Cogió sus palos, y aprovechó que la película seguía sin interrupciones, para llevarse a la boca el alimento, sino ella le sorbería como siempre con su embriaguez y a trompicones, una mezcla de insultos e improperios, acompañados cómo no de algún que otro golpe.

Recordó en ése momento su niñez en la aldea de Tachuan, y podía incluso percibir el olor de su hogar. Los otoños allí son los más hermosos de toda China, alineada en las montañas, su nombre significa “pagoda y riachuelo”.

Qué recuerdos le traía!!, y entre los más hermosos, el rostro de su madre.

Sin darse cuenta su mano adquirió el ademán de secar las lágrimas de las mejillas de su amada

???H,

Su sonrisa, tranquilizadora siempre, le animó a que saliera y descubriera una vida llena de sensaciones nuevas, de progreso, de oportunidades. Lo que ella no pudo tener nunca. Sus manos desgastadas de trabajar en los campos de arroz, su cuerpo doblado, ésos ojos vivos, llenos de amor inmenso,. Aún conserva la vieja tela en la que guardaba el fardo de Yuanes, que con tánto esfuerzo ella reunió durante toda su vida para entregárselo a su querido hijo, el día que éste se marchara de su lado.

Se sentía un fracasado, pero al evocarla crecía, sin acordarse casi de su repugnante realidad, de la desidia con la que convivía.

Recordó los consejos de su madre;

“Nunca permitas que otro limite la profundidad de tus pensamientos, porque son tuyos, y no tienen porqué ser igual a los demás. No permitas que nadie te hiera con hironías, porque éstas volverán a él. Tu mayor virtud hijo mío, es tu belleza interior.”

Necesitaba ser tratado con ternura, anhelaba el amor, la amabilidad. No existía el día en que su cuerpo no recibiera como caricia un arañazo o un golpe, una palabra hiriente, ciertamente se inclinaba resignado frente a su pesada carga. Con la fuerza de las palabras de su madre intentaba levantar un muro de esperanza, y con las pocas letras de ilusión que disponía llenar una nube de sueños. Cuando un hombre pierde el norte y deja atrás su propia cordura, se siente desalmado ante los dolores del alma, herido.

Me siento como niño descalzo frente a la choza de mis padres en Tachuan. Ahora soy un despojo de mi ser, humillado y golpeado El manotazo de su esposa le sacó de sus pensamientos, y casi escupiéndole en el rostro le lanzó una mirada desafiante y le arrancó de sus manos los palillos.

– Vete a trabajar, gandúl. si continúas comiendo así sudarás como un cerdo!

Pedaleó tranquilo por la avenida Ninjang, en sus bolsillos la vieja tela de seda que su madre le dió, en sus labios una sonrisa.

Al fin tuvo el valor de comprar el billete que le devolvía la libertad.

 

Te debo éste sueño madre, y hoy compre el billete que me lleva hacia él.

EL TRABAJO DEL PENSAMIENTO SE PARECE A LA PERFORACIÓN DE UN POZO, EL AGUA ES TURBIA AL PRINCIPIO,

.

MAS LUEGO SE CLARIFICA”.

 

a.p.m.

 

 

 

Habían pasado unos cuántos años, me reconoció rápido. Mis ojos seguian siendo tan verdes como siempre, me dijo, pero más apagados, algo tristes. Me invitó a tomar un zumo en la cafetería de la esquina, hacía frío y la conversación fluyó como si fuera ayer la última vez que nos vimos.

Un piano en penumbras acompañaba nuestra íntima charla; Qué de frustraciones teníamos cada uno!!, y cuántas cosas nos perdimos!

Empezó a hablar de forma pausada, sus inmensos ojos miel adquirieron un brillo especial y entrelazadas sus manos y la mirada puesta sobre ellas comenzó acariciándome el alma con sus palabras:

Sabes que por encima del tiempo y la distancia siempre has estado conmigo, me multipliqué por tres en éste tiempo. Uno por fuerza, otro por coraje, y un tercero por orgullo. Desvié mi camino entre desdichas y alegrías, fuí de una orilla a otra dando brazadas enormes sin que el mar apenas mojara mi cuerpo. Entre mujeres anduve fortaleciendo mi ego, y me arrullaron brazos tiernos que me inflaron de deseos. Tiernamente he llorado y eternamente he vivido de recuerdos.

Alargó su mano y me mostró un fotografía;

Le miré y sus ojos estaban inundados de lágrimas. Se derrumbó, y su voz tembló mientras de su boca salió un gemido.

Sentí que mi vida ya no tenía sentido, que mi alma viajaba lejos rondando la locura, mientras mi corazón se perdía en el espacio. La gente me recordaba que había vida más allá de mi dolor. Pero los murmullos de la noche se adentraron en mis entrañas. Los pájaros enmudecieron, y mis sentidos sólo se agudizaron para sentir el abatimiento. Me fundí en la tristeza y apagué la luz de mi propia existencia. Continuamente busco su aroma, y me recreo creyendo que me impregna, que le voy a encontrar, aunque sea una última vez, solos los dos. Escucho voces, susurros, en mi mundo sin sonidos que se quedó sordo, mis manos se alzan y empiezan a agitarse intentando acariciarle, no está su cuerpo, ni su materia, ni tan siquiera su espiritú.

No lo siento!!

Hoy he despertado, y de mis ojos ya no brotan lágrimas Aurora, sólo brota sangre de ésta herida. MI corazón se siente acelerado, con ganas de que pasen las horas rápido.

¿QUÉ SERÁ DE MÍ AHORA?No me importan los amaneceres, porque ésto tan grande que siento por dentro no sé lo que es, pero es vacío, y duele, tengo miedo, tánto que me quiebro ante cualquier ruido que no espero. Tengo 38 años, y mi destino está escrito, desde ése día, y ¿sabes cuál es?..

Ésta profunda soledad que siento!!.

Anoche entre el cielo estrellado, se perdió el mensaje que lancé el día que miré hacia él y con mi hijo entre los brazos dije

“CUIDARÉ DE TÍ CADA DÍA DE TU VIDA, NUNCA ESTARÁS SOLO HIJO MÍO”.Y ahora,..Dime..

¿Quién cuidará de él?Le sueño entre mis brazos, acunándole cuando era pequeño, sueño cuando caminaba, cuando me hablaba, reía, jugaba, y hasta cuando se enfadaba. Me torturo mientras duermo y sueño.

Y mi sueño es dormirme y que por fin sea eterno.

Ëste post está dedicado a

a.p.m.

RUBÉN M.S. de 5 años.

Hoy se abrieron mis ojos cansados de nuevo, la mísma escena que cuando se cerraron hace unas horas, o quizás minutos, no sé..Llevo semanas entre estas cuatro paredes, mi cuerpo se alimenta de segundos de vida que me regala la maldita química.Quizás ahí afuera el sol esté calentando el verde de los valles, los arboles se mecerán al ritmo del viento que escucho através del cristal, pero mis pulmones no lo respiran porque están llenos de tristeza, mi corazón bombea a una velocidad agotada ya y terrible, dispuesto a desaparecer el latido.

Siento que estoy mojada de pies a cabeza, en poco tiempo vendrán a limpiarme de nuevo, me siento una inútil. Un débil calorcito me invade el rostro y un rayo de sol se filtró por la ventana, hoy debe ser un día maravilloso, a pesar de ser Enero, un mes frío, pero siento que debe ser hermoso poder vivirlo.

He tenido tiempo de repasar mi vida, de llorar y me he preguntado muchas veces el porqué lloramos las personas, a veces por la pérdida de algo, de algo vivo. Una persona llora por la incertidumbre, por la tristeza, no llora por el futuro o por el pasado, sino por el presente..Me acuerdo de mis hijos, viven en mi agonía, y ésta se hace aún más larga. Siento mis labios besar su rostro, mis manos ya no pueden rozar sus caras cuando vienen a visitarme. Demasiado pequeños para entender el significado de la pérdida de una madre, es lo único que me consuela. Ajenos, en su mundo, tristes, en sus ojos se refleja la mezcla de tristeza, incredulidad, pero sobre todo la esperanza de toda una vida por delante.

Pienso en la hipocresía de la sociedad que se manifiesta en toda su amplitud al suavizar en éstos momentos lo que realmente me va a sucedr, no deberían esforzarse.

Tengo poco que hablar, no tengo ganas, en cambio conmigo mísma las corrientes del pensamiento no paran de buscar explicaciones, episodios, a ratos hacen que se incremente la angustia y ello me aterra. Otros consigo inspirar paz, me libero de temores y a pesar de revelarme ante la dureza y crueldad de mi enfermedad, doy por sentado que en éstos momentos es cuando más amor y dulzura soy capaz de emanar.

Ya no siento el dolor, he llegado a acostumbrarme a él, pedí la consciencia, no soporto las visitas y no llegar a reconocer ni a mis propios familiares, el hecho de pasar parte del día inconsciente hacía que la poca vida que me queda se esfumara de entre mis manos sin vivirla siquiera.

Sé que mis horas están contadas, y que a ellos les quedará vivir una serie de sentimientos como intensa tristeza, ira, negación, introversión y culpa, que perturbarán en gran manera sus emociones. Necesitarán el apoyo de todos los que tengan alrededor, familia y amigos, y aprenderan que éstos desequilibrios interiores que les dominan son naturales. Poco a poco irá desapareciendo, y será sustituida por una profunda conciencia de la inmensidad de la pérdida, con el tiempo se resolverá en un estado de recuperación y equilibrio, para ése momento yo estaré en otra dimensión.

He cumplido mis deseos y compromisos de moribunda, no deberíamos comprometernos en cosas carentes de lógica o que sepamos no vamos a cumplir, así que debo conformarme con lo que la vida me ha dado de más. Incluyo en éste mi último día la facilidad de perdón, la ayuda a los demás, el saber escuchar, el no hacer daño, no mentir, y he conseguido mayor paz y felicidad para mis últimos momentos. Qué paradoja me dió la vida, nos hacemos buenos cuando nos vamos a morir,

Sólo me resta despedirme;

A mis hijos;

Cuando me confirmaron el dignóstico me quería morir, qué tontería!!, Como si ésta enfermedad no acabara conmigo tarde o temprano.. Día a día me empeñé en salir adelante, pero me venció, ya veis, vuestra madre no es invencible. Sólo me queda deciros que, “Una buena conciencia no teme a ningún testigo”, a partir de ahora deberéis ponerlo en práctica. OS AMOAl resto de personas que han pasado por mi vida, quiero decirles que, concluyan donde quieran, con tal de que pongan un buen final. El mío ya está escrito y el Cielo ya no puede esperar.

a.p.m.

SOÑÉ

 

Soñé que se cerraban mis ojos,

entre el miedo y dolor que abrasaban mi cuerpo.

Que mi alma hacía las maletas

entre sigiloso sosiego.

Abrazada a quejidos y lamentos

sollozos lejanos, remotos.

Que la vida de mí se reía,

y la muerte me jugó la partida.

Sentí una profunda agonía

y una a una cayeron las hojas del calendario.

Se cerraron los abismos del océano

y se abrieron los del cielo.

En el pozo de las miserias

se vertían los pesares del olvido

haciendo hogueras póstumas

que alumbraba algún aletargado sueño.

Indescifrables idiomas me hablaban

mezquinas palabras que no entendía,

salidas de la negrura de la soberbia.

Aliento gélido como huracán

podrido espejismo de una cadente respiración.

Sigue marcando el reloj las horas

y una leve fragancia de azahar

se cauteriza en el viento.

Veo una luz cegadora

y siento que un suspiro oprime mi pecho.

Se convierte mi cuerpo en esqueleto labriego,

integrándose cómodo en la tierra

y observo que mi voluntad vuela..

Librando el espíritu cuál figura etérea

Reposo con calma entre notas fúnebres

de algún instrumento acompañando mi epílogo.

Cómo decirle al aire que lleve mi escrito

que caliente mi cuerpo ya muerto de frio!!

Que el cielo aún no me pertenece

que lo convierta en suspiro.

Quiero beberme los tragos amargos

y los elixires exprimirlos entre mis manos.

Deshojar sueños mientras duermo

y esculpir amor entre suaves delirios.

Aguarda sin prisa mi final ya inscrito

mientras despierto de éste sueño maldito.

a.p.m.

 

 

 

 

 

JAULA DE LIBERTAD

Encuentro entre cenizas de un pasado

un nido de voraces recuerdos ahora ausentes.

Junto a ellas una cálida voz con emotiva letra

que me lleva al compás de un poema.

Hago el recorrido con nostalgia

mientras una música de fondo acompaña al poeta.

Matices de tierna voz con divinas letras

que traspasan mi corazón y ahondan tristezas.

Huellas de cariño y admiración

dejan a su paso estos versos

Entre lineas se escuchan sollozos

de pálidas sirenas en arrecifes de soledad

impotentes porque no pueden besar al mar.

Desilachados trajes de pena le visten

ahogando su pena en un cielo exiliado

entre el duro arte de saberse solos.

Resignados amantes que miran lejanos

escribiendo en el aire un adiós.

Acariciando la fria nada

en trémula piel como escarcha.

Lejanas quedaron las estrellas

inmóviles y tranquilas me miran

desde su privilegiado estadio, besan mi alma

acarician mi rostro y me abandonan al alba.

Lloran los quiebros de la vida

amontonándose en desorden en la mente maldita.

Ya no puede más, no le dejan

quisiera arrancarlos y empezar otra partida

ahogar las penas en lágrimas

al calor de un abrazo desnudo de ira.

Dejádme inmóvil, callada, tranquila

quiero vivir en mi jaula de libertad cautiva.

a.p.m.

MI MÁSCARA

Condenada sin razón ante mi verdugo

Consumida por un fuego que me carbonizó

Reconozco que si hubo culpables

Sólo uno de entre dos se condenó

Esclavicé los sentidos a un error

Trasladé sentimientos del paraíso al abismo

Enfrenté seres a fantasmas

Y me resigné a recibir alegrias miserables

Los suspiros se derrochaban sin consumir

La eternidad destilaba ráfagas

Entre esquelas ficticias aguardé mi descanso

Y rebusqué sinfonías marchitas

Que acompañaran el cortejo final

Ansié probar la sangre de mis heridas

Y lamer sin descanso hasta expirar

Al caer la noche mis labios se tornaban sedientos

Deseando saborear mi fluido vital

La visión se volvía irracional

Locura, fervor y pasión

Llenaban este vacío en la ciega soledad

El destino se encerraba en una cordura extinguida

En un camino clausurado de ésta mente

El verde de mis pupilas se trocó en sombrío

La felicidad se iba

Postrándome en un cielo congelado

En eterno reposo

Con el valor insuficiciente de un ser cobarde

Sin tan siquiera prestarme un instante de gozo

Tiritando de frio en mi angustioso regazo

Hasta sentir el momento del letal tránsito

Siento la lluvia en mi rostro

Me traiciono a mí mísma e inspiro éste odio

Consigo entregarme de nuevo a la savia

No tuvísteis la recompensa del óbito

Destierro la escasa bilis de fé que me acompaña

Como crueles estigmas retuercen éstas ansias

Las llagas se adhieren al corazón

Igual que la hiedra se abraza al tronco de un árbol

Sin tener compasión

Con el tiempo cicatrizan

O quizás mimetizan

Pero el disfraz de tragedia

Acompaña mi máscara

En la que cada día dibujo

Una sonrisa o quizás una lágrima.

a.p.m.

 

 

 

 

 

TE DEJO

 

 

 Voy a dejar que se escape de entre mis dedos tu vida

Tu mundo, tu sonrisa

Dejaré que las puestas de sol ya no sean las mísmas

Que los amaneceres tarden en iluminar mis dias

Coseché confianzas dónde habitaban miedos

Luces entre sombras de ciego destino

Derroté imposibles segura aún sin estarlo

Me asomé al mar y descifré las olas

A solas frente a tí respondí mil preguntas

A ciegas mis respuestas disiparon tus dudas

Cambié mi libertad por cadenas de tortura

Sin importar las heridas que dejaron en mi vida

Tu veteranía venció a ésta pobre inmadura

Aunque como dócil hembra siempre obedecía

Esperé miles de horas con oscuros cabeceos

Bajo árboles añosos

En la sombra de abandono

Acoplé tus huellas a las mías sin pensarlo

Y si hubiera podido ser tu sombra

Habría sido sin dudarlo

Mi piel se dormía en un desierto sin tus caricias

Quebrada mi voz te llamaba

Mi cuerpo tiritaba enterrado en dolor

Y mi risa se helaba

Me volvía niña queriendo parar el tiempo

Mi pensamiento crujía

Dejando mi mente parada y vacía

Hecha de trozos de silencios

Así viví por tí, en tí

Tu vida llenó la mía de melancolía

Se alió mi alma vacía a la tristeza

Y la ató de tal manera que escapar de ella

Puede que me lleve vivir otra vida nueva

Te dejo, aunque no sin antes decirte

Que a pesar de todo

Estoy segura que me echarás de menos

Pero ya no estaré, no esperes

Seguiré, pero no en tu universo

Y si crees que me ves, despierta

Seguro que estás durmiendo.

a.p.m.